El adivino calculador.

Un niño no demasiado grueso fue a la feria con 30 euros para gastar y el primer puesto que vio fue el de un adivino que le retó a que le apostaba el dinero que llevará encima a que era capaz de escribir en un pedazo de papel su peso exacto. – “Si lo hago, gano yo, pero si me equivoco doblas tu dinero”.El niño miró alrededor del puesto y se aseguró de que no había ninguna balanza en las cercanías, únicamente el adivino tenía un globo, una bolsa de serrín, unas tijeras y un pequeño tubo por el cual, a través de él, podía pasar el aire. El niño después de pensarlo varios minutos y no tener idea de cómo iba a poder adivinar su peso, aceptó el reto. Cinco minutos después volvía a casa cabizbajo y sin dinero. ¿Qué pasó?

Solucion en comentarios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s